La vida es un viaje, no un destino.

Ésta es mi vida, un cuadro pintoresco. No como un Van Gogh, con su espesa belleza absurda en un lienzo pequeño; no como un Gauguin, con sus cielos plácidos y sus gentes serenas y su esplendor de bronce; no como un Rembrandt, conservador, modelo y burgomaestre; no como un Miguel Ángel, vasto y religioso, con verdad y fuerza en los brazos. El mío es como un Toulouse-Lautrec, con sus bragas de colores y su desenfreno; como un Degas, con sus incesantes bailarinas, su teatro, sus revistas, su humareda de vodka; como la oscuridad moteada de un pintor surrealista de la pequeña galería de ahora, donde hay que observar atentamente para encentar un significado, donde el color se despliega infinitamente; perdiéndose en un mosaico de diseños demenciales, pinceladas salvajes, caóticas, brochazos ebrios de óleo, espesamente aplicados en los sitios equivocados.
He intentado pintarlo con palabras, puesto que no podía hacerlo por medios plásticos. Pero no importa, aquí estoy, incapaz de entenderme a mí mismo. Sin saber quién soy yo todavía. Todavía buscando mi alma. El muchacho que reía… y que intentó quitarse de enmedio de vez en cuando, y que fracasó incluso en esto, y en otras cosas.
Oh, he visto y hecho no pocas cosas, he estado en no pocos sitios, he despertado no poco mis sentidos, y los he adormecido, y he explorado, y he reído, y he llorado más de lo que sospecharía la mayoría de la gente.


Soy un simple pasajero de un viaje que no planeé, a un sitio que no conozco.

Me gustan las palabras, me encanta jugar con las palabras, me gustan los dobles sentidos, las parábolas y las metáforas que las constituyen, no me gustan los rodeos, pero si los adornos, amo el caos pacifista y detesto el orden bélico, tolero a los intolerantes hasta que van más allá del pensamiento, no me gusta hacer planes porque temo que estos se vean truncados, mi búsqueda es la del placer inmediato porque me parece el mayor riesgo no arriesgar, no comprendo a aquellos que no tienen curiosidad, no entiendo cómo se puede perder la curiosidad sin perder la vida, no congenio bien con quien no se pregunta nada trascendente por el hecho de no ser practico, me gusta la intriga, me gustan las causas perdidas, prefiero una verdad dolorosa que una mentira piadosa, no me gusta que me den consejos, trato de evitar problemas con el prójimo pero siempre digo lo que pienso, si me atacan me defiendo, y aun así, siempre y en todo lugar... la única guerra que libro es contra mí mismo.

"Palabras"


Escritas o dichas.
Gritadas o calladas.
Inolvidables o secretas.
Inventadas or in another language.

Las palabras siempre forman parte de nosotros ¿o es al revés? ¿Con que otra cosa ha conseguido el hombre dar vida desde la nada? Me gustaría rememorar la sensación que debía tener de pequeño al descubrir las palabras, ¿qué me atraían más de ellas?¿sus formas o sonidos o las cosas que representaban? Sobre las palabras se ha escrito mucho y con ellas más pero ¿Cómo ves tu estos tiempos para ellas? Se olvidan, se reducen, se disfrazan, se gritan, se echan en cara, se abandonan, se rechazan,… Quizás con tanta tecnología estamos provocando su desaparición pero mientras haya personas como tu y como yo vivirá una palabra con la que nada ni nadie podrá: “ESPERANZA”
Seguir a @jorgelopezrodas
me gusta
Somos lo que hacemos con lo que hicieron de nosotros.
Jean-Paul Sartre

(vía essusonrisa)

Se ha de ver usted muy bonita, bajo la lluvia, distante de los astros. Lamento de veras no estar en esas ocasiones a su lado.
Jaime Sabines 

(vía las-nubes-grises)

agrietarlarealidad:

José Elgarresta

(vía hachedesilencio)

Los raros -  Bukowski

Me gustan las personas que dicen lo que piensan. Pero, por encima de todo, me gustan las personas que hacen lo que dicen.
Mafalda

(vía gofuckdear)